El mármol es uno de los materiales más utilizados para formar parte de las superficies de las habitaciones de nuestra casa como la cocina y el baño. Para evitar dañarlo hay que tener en cuenta varios puntos. A continuación os dejamos algunos consejos para limpiar mármol.

consejos para limpiar marmol

CONSEJOS DE LIMPIEZA DE MÁRMOL

El mármol es un material poroso y delicado por lo que a la hora de desarrollar su mantenimiento y limpieza no se deben de usar productos fuertes para no dañarlo.

Para mantenerlo es buen estado es necesario realizar una limpieza cotidiana. Para ello sigue estos pasos:

  1. Pasa un paño húmedo en agua tibia por la superficie retirando el polvo y rastro de suciedad.
  2. Mezcla jabón neutro en un barreño con agua tibia.
  3. El paño de antes mételo en el balde que contiene jabón y pásalo frotando por la superficie.
  4. Dejar actuar unos minutos y aclarar co un paño seco y limpio.

Quitar manchas

Es recomendable que conforme se vayan haciendo las manchas, se limpie para evitar que se incrusten y luego sea más díficil de quitar.

Importante no utilizar vinagre, lejía o amoniaco.

  1. Con un paño retirar los excesos de la superficie con cuidado de no ampliar más la mancha.
  2. Mezclar agua y bicarbonato en un balde o recipiente hasta hacer una pasta.
  3. Aplicar la pasta resultante sobre la mancha. Con un film de plástico cubrir la zona y pegar los lados con cinta adhesiva que no dañe la superficie. Y dejar actuar. También puedes utilizar un cepillo de dientes de cerdas suaves para rascar evitando rayaduras.
  4. Retirar el film y la pasta con un paño húmedo.
  5. Enjuaga la zona con un poco de agua y sécala con un trapo limpio de microfibra.

Si deseas puedes optar por utilizar productos del mercado destinados específicamente para este problema. Lee bien las instrucciones del envase y del fabricante para no dañar la superficie.

Abrillantar el mármol

Conforme va pasando el tiempo el mármol va perdiendo brillo. A continuación te explicamos como abrillantarlo:

  • Opción 1: frotar suavemente la superficie (estando húmeda previamente) con un paño o gamuza.
  • Opción 2: usar un producto de abrillantado específico para este tipo de piedra para un pulido más intenso.